Jesús en Samaria

La imagen de Jesús en Samaria fue conservada de la destrucción de la Guerra Civil gracias a la familia Guerra que consiguió ocultarla. Con posterioridad, fue encontrada a la venta en una chamarilería (al parecer puesta a la venta por la propia familia Guerra) por Tomás Valcárcel Deza y José García Sellés que consiguieron hacer prevalecer los derechos de propiedad de la Hermandad sobre la obra. Desde ese momento, la Hermandad del Santísimo Cirsto del Mar, asumió el compromiso de reorganizar aquella Cofradía. Se restauró la imagen de Jesús y se le añadió una nueva talla de la Mujer Samaritana, desaparecida en la guerra. Se refunda en agosto de 1954 y vuelve a procesionar por vez primera en la Semana Santa de 1955, junto con la Hermandad de la Oración en el Huerto. Desde tiempo inmemorial, el paso de la Samaritana encabezó la Procesión del Santo Entierro, hasta el año 1931.