La Basílica de Santa María

“Levantado sobre la antigua mezquita 
mayor de la población, el Templo gótico 
de Santa María es protagonista y testigo 
del devenir histórico de Alicante desde la 
Edad Media.

Generador de leyendas milagrosas y 
guardián de joyas literarias y artísticas, 
Santa María nos muestra los estilos 
Barroco y Rococó en todo su esplendor.

La iglesia de Santa María sintetiza la 
inquietud cultural y la tradición religiosa 
existentes entre los siglos XIV y XVIII. 
Saber y Fe de un pueblo expresados en unos 
valores en parte ocultos a su conocimiento.

Conjunción de estilos universales con un 
toque levantino diferenciador que introduce 
luces y sombras de culturas ancestrales que 
han dejado una huella genial a golpes de 
cincel y pincel.

Cicatrices de historia y pólvora sobre los 
muros de un Templo que es santo y seña de 
la identidad monumental de la ciudad de 
Alicante.”

Màrius Beviá García